Desparasitación

Las tortugas, sobretodo las mantenidas en exterior, pueden sufrir una infestación de parásitos internos, bien por la comida ingerida o al estar en contacto con excrementos de otros animales.

Por ello es conveniente desparasitarlas dos veces al año. Una al poco de despertar de la hibernación y otra dos meses antes de comenzarla (a principios de septiembre).

Yo, personalmente, las tortugas que mantengo en recintos interiores no las desparasito, a no ser que presenten síntomas claros de infestación.

Los antiparasitarios debilitan la flora intestinal y para una tortuga joven puede acarrear más problemas que beneficios.

Podemos sospechar la presencia masiva de endoparásitos si:

-Se muestran apáticas , inactivas y no comen con normalidad.

-Pérdida de peso (anorexia).

-Deshidratación.

-Heces blandas o líquidas. Diarrea. Comida sin digerir.

-Obstrucciones intestinales. Estreñimiento.

-Caminar arrastrando las patas traseras.

Los dos antiparasitarios más comunmente utilizados y de forma conjunta son:

-Panacur 250 (comprimidos de 250mg):

Su principal componente es el fenbendazol y es efectivo contra nematodos o gusanos redondos o tenias.

La dosis recomendada es de 100 mg/kg, es decir, un comprimido es para 2,5 kg de animal así que vamos partiendo el comprimido hasta obtener la dosis adecuada.

Hay que repetir tras 15 días.

-Flagyl 250 (comprimidos de 250 mg):

Su principal componente es el metromidazol y combate protozoos y flagelados.

La dosis es de 100 mg/kg, por tanto un comprimido es para 2,5 kg de tortuga.

Hay que repetir tras 15 días.

Comments are closed.